Indispensable en toda casa gatuna

Indispensable en toda casa gatuna

 

Uno de los accesorios más importantes de una casa gatuna es el rascador, sobretodo para gatos indoor, que no salen de casa. La importancia de los rascadores es mucho mayor de la que piensas.

 

¡Te explicamos por qué es tan importante!

 

Los gatos necesitan cubrir sus necesidades y uno de sus instintos básicos es arañar, ya sea para limar sus uñas, jugar, desestresarse, marcar... Por lo que arañar es una conducta natural que ni podemos ni debemos evitar, si no que debemos fomentarla. Así que, si no quieres que tu felino te arañe los muebles, tendrás que hacerte con uno o, mejor, varios rascadores.

 

 

Beneficios de tener rascador en casa:

  • Mantendremos a nuestros gatos activos y evitaremos problemas de salud. El juego forma parte de la identidad del gato. Según el rascador podrán jugar, arañar, trepar, curiosear...

  • Liberan tensiones y les relaja, además de liberar energía. También suelen usarlo nada más despertarse, para estirarse.

  • Mantendrán sus uñas sanas y fuertes, descargarán sus arañazos en estos objetos y no en nuestros muebles. Ellos necesitan afilar sus uñas y tenerlas preparadas para cazar.

  • Marcarán su territorio con las feromonas que tienen en sus patitas, dejarán su olor y de esta manera se sentirán más seguros en su hogar.

  • Al afilarse las uñas hacen estiramientos muy beneficiosos para sus articulaciones.

Será uno de sus lugares favoritos de casa.

 

 

¿Qué tipo de rascador es mejor?

Esto lo decidirá tu gato, cada gato es un mundo y cada uno tiene sus gustos. Aunque normalmente se asocien los rascadores horizontales a gatitos y senior, y los rascadores altos y verticales a jóvenes y adultos, esto depende mucho de gustos. Al igual que los materiales.

Mi recomendación es que tengáis diferentes tipos de rascador, tanto horizontales como torres, de cartón, sisal, moqueta... Usarán más unos que otros pero la mayoría usará los que le pongáis y así evitamos arañazos de cualquier otro mobiliario de casa.

 

Si tu felino no usa algún rascador, podemos incentivarle a utilizarlo, echaremos catnip o valeriana en el rascador, también podemos jugar junto con el rascador para que se familiarice con él y vaya dejando su olor.

 

Si hay más de un gato en casa es recomendable tener más de un rascador.

 

 

¿Y dónde coloco el rascador?

Si os fijáis siempre acaban arañando el sofá, además de por el material, esto pasa porque normalmente está en la zona más importante del salón, donde pasamos más tiempo. Es su instinto, marcar su territorio con sus feromonas, y el sofá es parte central de este territorio.

Si colocamos un rascador cerca de esta zona, evitaremos que marquen el sofá. Además les gusta vigilar todo, sentarse en su rascador y observar, por ello siempre es mejor colocar sus rascadores en zonas donde pasemos tiempo y no en una habitación aislados.

 

Así que ya sabes, ¡tu gato te está pidiendo a gritos un rascador!

 

Regresar al blog